Nuevas competencias para un nuevo tiempo


Que el mundo ha cambiado es una obviedad, pero lo ha hecho de tal manera que lo hemos asumido con naturalidad y casi sin darnos cuenta. A nivel social, cultural, familiar, profesional y por supuesto en las empresas; el ser humano ya no interactúa de la misma manera que hace tan solo unas décadas.

Esto nos debería haber hecho ya replantearnos y repensar todo lo que estamos haciendo porque en muchos casos lo que está pasando es que adaptamos la tecnología a lo que veníamos haciendo sin tener en cuenta que el cambio va mucho más allá de cambiar a digital lo que hacíamos de manera analógica. 

Hay que realizar un ejercicio de apertura mental, de romper aquellas barreras que nos limitan nuestra proyección hacia el futuro y pensar que, para empezar, debemos reimaginar el aprendizaje. Lo que considerábamos seguro en el pasado deben ser materia de revisión en el presente si queremos construir nuestro futuro. 

Y para ello comencemos con algunas reflexiones que nos ayudarán a determinar las nuevas competencias:

 - ¿Es posible añadir formas complementarias para adquirir nuevos conocimientos o competencias?
 - ¿Qué implicaciones tiene una sociedad digitalizada para usuarios y consumidores no creadores?
 - El hecho de estar permanentemente comunicados. ¿nos ha hecho más creadores? Parece que no. ¿Por qué?
 - ¿Es el consumidor de información capaz de eliminar el ruido de la señal?
 - ¿Se fomenta la creatividad y la participación de nuestros clientes/alumnos/empleados, consumidores en general? 
- Vivimos, compramos, aprendemos cada vez más deprisa. ¿Nos quedamos en la superficie de las cosas?
 - Tenemos cada vez más datos a analizar y mas dispositivos a conectar, ¿aprovechamos toda esta potencia informativa?

 En general comprobamos que no cambiamos el proceso sino el procedimiento. Hablando de aprendizaje cambiamos aulas presenciales por virtuales, cursos en papel por otros on line, exámenes presenciales por test digitales… y así sucesivamente.

La nueva pedagogía que propongo nos debería obligar a entender (y comprender) como aprendemos y como enseñamos para adaptar las nuevas herramientas a nuestra estrategia y no al revés. Y no dejar que nuestras barreras culturales, mentales y sociales limiten nuestra capacidad de acción. Uno de los paradigmas a romper es que, a partir de ahora el mundo analógico, digital y biológico convivirán juntos. En palabras de Klaus Schwab en referencia a la cuarta revolución industrial, todo esto no cambia lo que hacemos sino lo que somos.

 Con ello surgirán nuevas competencias a desarrollar, nuevos empleos de futuro, la mayoría aún inexistentes y que nos ayudarán no solo a entender el nuevo mundo al que estamos abocados sino a aprovechar toda la potencia que tenemos ya disponible y que nos debe ayudar a construir un mundo mejor. 

Por poner algunos ejemplos : 

- Desarrollador de sistemas inteligentes (I.A)
 - Consultor de estrategias digitales avanzadas. Nuevos diseños de marketing digital
 - Diseñador de aplicaciones tanto para las diversas nuevas realidades (realidad aumentada, virtual y mixta) o impresión 3D, por ejemplo.
- Creador de nuevos sistemas de aprendizaje basados en el u.learning que conciban el aprendizaje como una constante que se retroalimenta.
 - Analista de grandes datos, Especialista en Data Scientist 
- Creativo de nuevos diseños digitales tanto en diseño UI como diseño UX (aplicaciones para la red, APPs o BIM por ejemplo)
 - Nanotecnologías diversas (medioambiental, médica, bioprocesadores)
 - Informática cuántica (nuevos horizontes en la capacidad de procesamiento) 
- … 

Esto implica necesariamente una acción global coordinada entre todos los actores; estados, universidades, empresas que persigan entre otras cosas: 

- Replantear el modelo educativo y conseguir un acuerdo que permita la estabilidad de dicho modelo. Integrando empresa y universidades.
 - Creación de grupos de trabajo donde se analicen y desarrollen tanto el punto de partida como los objetivos a conseguir y cómo. 
- Organizar -fomentar- eventos tanto Inter empresas como entre estados donde se intercambien conocimientos y experiencias.
 - Extender la digitalización a todos los niveles 

Con ello desarrollaremos las tendencias a tener en cuenta en el ámbito del aprendizaje, pero con claro impacto social y empresarial como son: 

- El ser humano en el centro como elemento esencial.
- Colaboración a todos los niveles 
- Adaptabilidad y flexibilidad 
- Compromiso con nuestro trabajo
- Ecología y sostenibilidad 
- Generosidad 
- El aprendizaje ya es formal e informal con foco en al aprendizaje en el puesto.

 Como podemos ver, tenemos que empezar a evolucionar de nuestras estructuras estáticas a modelos más flexibles y de futuro. Integrando diferentes visiones y buscando la adaptación a un nuevo entorno que nos está exigiendo ya nuevas respuestas. Como objetivo final debemos considerar que la suma de las habilidades disponibles que permitan desarrollar la economía y sociedad en un momento concreto son las que conforman el capital humano del país. 


 ©Ramón Garcia Espeleta

Comentarios

Entradas populares de este blog

Activos intangibles

Cómo plantear la resolución de un conflicto