El conocimiento en las organizaciones

Hola de nuevo a tod@s!
Con esta entrada me gustaría ofreceros una aproximación a lo que entiendo es la gestión del conocimiento corporativo.
Como es obvio los objetivos que se diseñen a nivel formativo deben ser consecuentes con la estrategia empresarial de nuestra entidad y su plan estratégico.  A su vez debemos anticipar la posibilidad de que, al adoptar una estrategia concreta, se provoquen desajustes en la organización. Esto puede provocar tener que gestionar el cambio. Así siguiendo a Stephen P. Robbins (1994), los factores determinantes de un  cambio son:
  • Los agentes promotores.
  • Las etapas del proceso de cambio.
  • Tácticas de implantación.
  • Fuerzas restrictivas –resistencias– al cambio.
Las resistencias al cambio suponen la principal amenaza para la consecución del éxito en cualquier empresa, y son especialmente peligrosas cuando no están claramente identificadas, sea porque no se manifiestan o porque su aparición se dilata en el tiempo. Ante la aparición de tales resistencias, hay que procurar ser pedagógico y hacer ver que la supervivencia de las organizaciones pasa por la adaptación a la nueva realidad, ya que la gestión del cambio no es una moda pasajera, y tendrá un impacto cierto en las cuentas de resultados.
Entrando de lleno en la gestión del conocimiento quiero citaros al expresidente de General Electric Jack Welch que resume las amenazas de esta nueva era en la que vivimos:
“Si el ritmo de cambio de una empresa es inferior al de su entorno, el final de la empresa está a la vista. La pregunta que queda es saber cuándo llegará el final”. 
La adaptación en nuestras compañías es algo necesario para su/nuestra supervivencia.
Nos encontramos ante un nuevo ecosistema, un nuevo universo donde Internet es el hábitat natural donde todos coincidimos y donde también todos –queramos o no-  participamos pasiva o activamente.  Surgen nuevas redes que se expanden rápidamente. Todos conocemos el fenómeno Whatsapp que,  en su primer año -2011- , enviaba una media de 1.000 millones de mensajes  al día, en 2012 eran ya 2.000 millones y, en el día de año nuevo de 2013  se superaron todos los límites con 18.000 millones de mensajes.
Vamos dejando huella en la red  y no siempre somos conscientes de ello. Y no sólo en aspectos de ocio. Podemos recordar otra historia de éxito como el caso Nespresso donde lo que se busca es la experiencia del consumidor y no tanto el producto. La publicidad de esta marca generó una necesidad que no existía anteriormente. 
Tecnología, marketing, internet, datos de usuario….¿Esto importa para nuestras organizaciones? , creo que la respuesta es bastante evidente.
A nivel social el paso de los artesanos a los trabajos en cadena y redes de conocimiento es similar a lo que ha sucedido con el aprendizaje, que ha pasado del aprendiz a entornos colaborativos. Al empleado de este siglo XXI no le pedimos ya que sea diligente, que posea unas técnicas instrumentales para su puesto,  o que tenga un cierto nivel intelectual. Ahora, si realmente queremos tener una fuerza de trabajo que aporte valor a las organizaciones,   debe llevar “de serie” iniciativa, creatividad y lo más importante para su desempeño; pasión.
Es necesario, cuando hablamos de aprendizaje mediante e-learning, tener todas estas cuestiones en cuenta, dado que este modelo es una evolución natural de todo lo citado.
Los datos de que disponemos son claros, en muchos casos acelerado por el momento de recesión vivido; aunque en Europa el 56% de las empresas no supera el 10 de participación de e-learning sobre el total de la formación, en España siete de cada diez empresas forman a sus empleados mediante programas de e-learning  y tanto en Europa como en España este crecimiento va siendo exponencial.
Las ventajas no son solo económicas;  para la empresa supone optimizar el tiempo de formación  y reducir –en relación a la jornada laboral- el tiempo dedicado a formación. En el caso del trabajador puede beneficiarse de la flexibilidad y de las herramientas colaborativas y de gestión del talento de que disponen la mayoría de las plataformas. 
También tiene sus inconvenientes, dado que la ampliación de la oferta formativa puede llegar a “empachar” y generar desmotivación y desconfianza. El equilibrio entre formación formal e informal deber ser lo mas positiva posible para el empleado. En nuestra entidad tenemos la suerte de contar con un colectivo que nos ayuda y mucho ; los formadores internos.
Recordemos que las herramientas colaborativas  y sociales ya empiezan a formar parte de nuestras fórmulas de aprendizaje. Una muestra de su impacto es cómo está afectando a nuestra vida cotidiana. Marta Kagan en un informe sobre Facebook afirmaba que 1 de cada 3 mujeres americanas  entre 18 y 34 años revisa su Facebook nada más levantarse, incluso antes de ir al baño e incluso  llega a sugerir que 1 de cada 6 bodas han sido promovidas por esta red social.
En las plataformas de aprendizaje que utilizan las grandes empresas españolas las herramientas colaborativas por excelencia son los foros con un 95% de uso. Esto ya lo vemos también en la vida misma; ¿quién no ha consultado los comentarios de un hotel antes de contratarlo?, le siguen los podcasts/videocasts con un 73%  (el video corto no solo es el más visualizado sino también el más reenviado) y los blogs también tienen su parte en esta web colaborativa con un 59%.  Hay que tener en cuenta que ya está bastante estandarizado el uso de tutores virtuales, sea en su faceta de curador de contenidos o dinamizadores; el 63% de las grandes  empresas  dispone de este tipo de formadores.
La tecnología sigue  siendo la herramienta necesaria y ya es cada vez más habitual el uso de dispositivos  móviles sean tabletas o Smartphone. El software también se adapta y contamos ya con un buen número de opciones de gamificación que “dulcifican” el aprendizaje convirtiéndolo en un experiencia más gratificante y mas social.
Aunque no todo son buenas noticias; sigue habiendo lagunas, como el déficit de ancho de banda en ciertas zonas del territorio nacional que dificultan una experiencia de aprendizaje satisfactoria. En un reciente estudio europeo publicado el pasado mes de Febrero  se indicaba que España tenia entre un 50 y un 80% menos de capacidad de ancho de banda movil  que los paises del primer mundo.
No facilita la idea de "compartir es crecer" estas limitaciones tecnológicas ; pero el  el afán de ir cada vez mas deprisa en la transmisión de cultura y conocimiento es una ola tan grande, es un tsunami de tal calibre que las empresas estamos abocadas a asociarnos y creer/crecer en ello o correr el peligro de desaparecer.
Buen ejemplo es el desarrollo del Big Data que intenta dar respuesta a cuestiones prácticas y anticipar lo que puede venir. 
  Ya lo indicaba Simón Bolivar “ el objeto más noble que puede ocupar el hombre es ilustrar a sus semejantes” y esta nueva era  busca que esa ilustración sea lo mas universal posible.
    Un abrazo a tod@s!

© Ramón García Espeleta

Comentarios