La innovación como elemento de supervivencia empresarial

Hola a tod@s,


Voy a intentar plasmar varias cuestiones en esta aportación; la innovación como elemento determinante en la productividad y competitividad en la nueva economía que se derivan de la SIC, el cambio que supone en los esquemas y habilidades mentales y si todos estos avances tecnológicos van a suponer un mayor desarrollo en las personas tanto a nivel económico como social.

Muchas cuestiones de estas las considero entrelazadas como así ocurre en la aportación anterior. La revolución iniciada en el siglo XX, con toda su carga de tecnología ha favorecido sin duda la mundialización y la transmisión de conocimiento. Todo esto genera a nivel mas cercano, al nivel personal, el desarrollo de uno nuevos esquemas mentales. De alguna manera el ser humano se adentra en un nuevo territorio personal. Ya no se trata de aprender aquello que nos enseñan sino formar parte de una cadena que precisa bidireccional dad. El conocimiento esta al alcance de cualquiera, pero hay que saber gestionarlo y eso implica un esfuerzo en cuanto a conocimiento y criterio. Para muchas personas el planteamiento anterior en el que todo lo que se dice es así y no permite discusión - salvo en castas específicas- era, posiblemente, mas cómodo. Procesar información obliga al ser humano a salirse de la zona de confort y tomar riesgos que, pienso, acelera el desarrollo del nuevo modelo de sociedad.

Esto que he citado anteriormente genera una atmosfera donde la capacidad de innovar se acelera. Tanto en el aspecto científico como en de la innovación. Y esto es algo fundamental en la supervivencia y adaptación de las empresas al nuevo entorno socioeconómico. Si observamos el ranking elaborado por “Actualidad Económica”  podemos comprobar como las empresas que apuestan por el talento, el clima laboral y la formación –y por supuesto retribución competitiva- son las que están mas arriba en dicha clasificación. Y son además, aquellas que están superando mejor la situación actual de crisis. Empresas que han obtenido beneficios y están mejor posicionadas en su sector. Este es un aspecto importante, fijémonos en sus actividades; de lo más variopintas; sector financiero, telecomunicaciones o cosmética, entre otros.

Una de las ideas del libro de Ben Yoskovitz “Is a Lack of Experience Really Such a Bad Thing?”, se centra precisamente en los peligros de encerrarse en una determinada forma de pensar, algo demasiado frecuente entre los empresarios. El miedo al cambio, y la rigidez supone la fecha de caducidad y muerte de muchos proyectos empresariales estancados en el “así se ha hecho siempre”

Otro libro interesante, “El dilema del innovador” de Clayton Christensen desarrolla este hecho de forma muy clarificadora; las empresas vienen de un mercado que ha vivido de las grandes cifras, y así, cualquier proyecto u oportunidad de negocio que no demuestre grandes resultados simplemente se deshecha. Y estas ideas desechadas suponen una buena oportunidad para otro tipo de empresarios. Últimamente estamos asistiendo a la aparición de portales que “venden” precisamente ideas (www.mercadodeideas.es), y otras que ayudan a que los pequeños sepan que hacer con ellas (www.willitfly.com).

Por tanto, podemos concluir en que las grandes empresas que tienen mentalidad de innovar, de probar, tienen mucho más fácil su supervivencia y crecimiento. Y que, la nueva economía permite, democratiza, el desarrollo de oportunidades de negocio a las empresas más pequeñas. Y todo ello en el marco de una nueva sociedad que admite mucho mejor los cambios, que crece, que es mas creativa y para la que el presente ya es pasado.



Saludos a todos y como siempre; críticas y opiniones son bienvenidas.

©Ramón García Espeleta

Comentarios

Entradas populares de este blog

Activos intangibles

Cómo plantear la resolución de un conflicto

Las 5 grandes tendencias en el mundo corporativo